El Pintor de Batallas

25 11 2006

((Desde http://folmoopina.zoomblog.com/archivo/2006/11/25/

el-Pintor-de-Batallas.html ))

Título: El Pintor de Batallas
Autor: Arturo Pérez Reverte
Editorial: Alfaguara (también en Círculo de Lectores)
Drama (novela), España, (2006)
http://www.alfaguara.santillana.es/?s=libro&id=1082

El Pintor de BatallasEsta es la última novela del autor que más he leído en la última década, Pérez Reverte. Creo que la primera novela suya que leí fue “La Tabla de Flandes”. Por aquella época me parecían libros con un desarrollo absorbente, intrigante y enrevesado, pero en los cuales el final desmerecía completamente del resto, por apresurado, inverosímil o poco atrayente. El mayor ejemplo de ello para mí fue “La Piel del Tambor”. Pese a ello lo leía con bastante interés, además el tema de los finales nefastos es cada vez más común (tanto en novelas como en cine).

Luego vino el capitán Alatriste. Sobre estos libros todo son parabienes por mi parte, los he devorado con fruición y deleite. El primero era sólo una introducción, luego han ido creciendo. A la espera del último estamos (aunque la peli ya nos ha desvelado el final).

Realmente creo que quitando relatos cortos y los libros de artículos (que sin embargo me encanta leerlos sueltos), sólo me faltan por leer “El Húsar” y “La Reina del Sur”. Desde “la Carta Esférica” se nota un importante esfuerzo por cambiar de estilo. No sé si es por las innumerables críticas de los “expertos literarios” que le negaban reconocimiento, o simplemente es resultado del proceso de evolución del autor. Libros que se recrean más en la palabra, en como se cuentan las cosas, que en la historia que cuentan. Las tramas son menos intrincadas y enganchan menos, pero quizá en relación el final resulta más certero. Con todo, “Cabo Trafalgar” me encantó, así que ahora me preguntaba qué nos depara de nuevo este autor de éxito.

Tras este rollo os copio la sinopsis de la página web:

En una torre junto al Mediterráneo, en busca de la foto que nunca pudo hacer, un antiguo fotógrafo pinta un gran fresco circular en la pared: el paisaje intemporal de una batalla. Lo acompañan en la tarea un rostro que regresa del pasado para cobrar una deuda mortal, y la sombra de una mujer desaparecida diez años atrás. En torno a esos tres personajes, Arturo Pérez-Reverte ha escrito la más intensa y turbadora historia de su larga carrera de novelista. Deslumbrante de principio a fin, El pintor de batallas arrastra al lector, subyugado, a través de la compleja geometría del caos del siglo XXI: el arte, la ciencia, la guerra, el amor, la lucidez y la soledad, se combinan en el vasto mural de un mundo que agoniza.

“Deslumbrante”, “subyagado”… grandilocuentes palabras. Como diría el señor Lobo (Pulp Fiction) “Dejemos de chuparnos la polla, señores”. Este tipo de sinopsis suelen darme mala espina, es como si no hubieran sabido qué poner. O quizá no, pues en general parece que la crítica lo ha saludado con cierta efusividad: “Lo mejor de Pérez Reverte”, “punto de inflexión”…

Siguiendo lo dicho antes, él libro es mucho más literario y menos “Best Seller” de fácil consumo. Y aunque me voy alejando poco a poco de los best-seller, no he llegado todavía a este punto dada mi escasa formación literaria. Así que el libro me ha aburrido a ratos.

¿Qué nos cuenta el libro? Mucho y nada. Apenas hay una trama, sino una sucesión de flashbacks en la memoria del pintor sobre sus recuerdos de las guerras que ha fotografiado. Y un presente en el que habla con un croata que ha venido a matarlo por un foto que le hizo (esto aparece en las primeras páginas, no desvelo nada). Estas conversaciones llenas de filosofía y metafísica sobre la guerra se hacen bastante abstractas y pesadas. Desconozco si la mirada fría del pintor sobre la crueldad humana es la propia visión de Pérez Reverte extraída de sus tiempos de corresponsal, pero imagino que puede serlo, al menos en parte. En el fondo el fotógrafo-pintor es el personaje de digno perdedor que es protagonista habitual con Pérez-Reverte, es Alatriste, es el marinero de La Carta Esférica, es Corso…

El propio croata concibe la guerra de esa forma cruel sin sentimientos, y así habla con el pintor. Extraño personaje, con el paso de las páginas se hace incomprensible su búsqueda de venganza, cuando admite que el propio caos y la crueldad humana llevan a tener las cosas fuera de control. Si el pintor no hubiese hecho la foto, otro podría haberla hecho, o una bala podría haberle matado…

Por otro lado, la descripción del cuadro es profusa y detallada, pero a la vez a ratos confusa, aunque creo que confusión y caos es lo que prentende pintar el protagonista.

Si te gustaron más las primeras novelas de Pérez Reverte, y menos a partir de “La Carta Esférica” tengo la impresión de que esta no te va a gustar mucho. Si lo único que te gusta es Alatriste, tampoco. Si las primeras novelas te parecían deficientemente escritas (como he oído), quizá esta sea la tuya, a mí ha sido la que menos me ha gustado.
Me mola: Creo que esta vez el final ha sido el mejor posible, para un libro que no me ha entusiasmado.
Paso de: Las motivaciones del croata se desdibujan conforme avanza el libro. Demasiado retórico y filosófico, parece querer explicar el caos del que parte como dogma.

1 estrella y media

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 01 2008
Corsarios de Levante « observando la ciudad

[…] la decepción que me supuso el Pintor de Batallas, y encima haber recibido alguna opinión negativa sobre la sexta entrega del Capitán Alatriste, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: